Soñar… contigo

1 10 2009

Despierto… aun de noche, el reloj despertador marca las 4:37… me falta aire, tengo la boca seca y el cuerpo frío. Busco a tientas el inhalador y a ciegas me dirijo a la cocina. Choco contra el interruptor y una luz me ciega “oh! mierda” la apago rápidamente. Abro el frigorífico y agarro la jarra de zumo de naranja. Con más torpeza que sed la abro y se cae el tapón al suelo. Bebo. Un dolor punzante me recorre las encías “aish”. Me agacho. Agarro el tapón esquivando la puerta del frigorífico. Vuelvo a la cama…

Tumbado con más sueño que ganas de dormir fijo la mirada en el techo. Cierro los ojos. Cuando los abro te veo frente a mi. Sostienes entre los dedos una copa a medio llenar y entre los labios un cigarrillo, dibujando una silueta extrañamente excitante. Con una voz casi apagada dices “duerme, duerme y descansa… ya falta poco, lo que ha de ser será, mientras tanto no te preocupes, yo te cuido”.

No, no funciona así, aparte y aprende…

“Déjame esta noche soñar contigo, déjame imaginarme en tus labios los míos, déjame que me crea que te vuelvo loca, déjame que yo sea quien te quite la ropa… déjame que mis manos rocen las tuyas, déjame que te tome por la cintura, déjame que te espere aunque no vuelvas, déjame que te deje tenerme pena, si algún día diera con la manera de hacerte mía, siempre yo te amaría como si fuera siempre ese día, que bonito sería jugarse la vida probar tu veneno, que bonito seria arrojar al suelo la coma vacía, déjame presumir… de ti un poquito, que mi piel sea el forro de tu vestido, déjame que te coma solo con los ojos, con lo que me provocas yo me conformo, si algún día diera con la manera de hacerte mía, siempre yo te amaría como si fuera siempre ese día que bonito sería jugarse la vida probar tu veneno, que bonito sería arrojar al suelo la copa vacía, déjame esta noche… soñar… soñar… contigo”

Zenet – Soñar contigo

La cibeles de espaldas

Anuncios