¡Vida nueva!

16 01 2014

Nueva ciudad, nuevo trabajo, nueva casa, nuevas personas,…

Como mucho sabréis (o no) llevo un mes en Madrid, ¡vida nueva! Y estando aquí me ha vuelto la necesidad de plasmar lo que pienso/siento/veo. La verdad que estoy un poco oxidado ya que hace tiempo que no escribo, pero bueno, vamos a ver si me pongo en forma y me dejo caer por aquí con mas asiduidad.

Estando en Madrid me he dado cuenta que la palabra “gente” recoge todo su significado y esplendor en el metro, perdiendo toda la humanidad y cercanía que hasta ahora había encontrado. En él te conviertes en un bulto más dentro de un sitio rodeado de bultos que compiten por entrar antes, sentarse antes, salir antes,… y si pueden cerrarte la puerta a la salida lo harán… y no lo hacen porque sean malas personas, no te odian, no odian por lo general a las personas, pero en ese momento dejas de ser persona para convertirte en “gente”, y es contagioso.

La educación que a mí me dieron empieza a flaquear. Corregirme si me confundo, pero si cuando sales por una puerta que se cierra automáticamente y justo detrás viene otra persona, lo educado es aguantar la puerta a esta persona… pues esto no pasa en la salida de las paradas del  metro de Madrid.

Quizás peco de pueblerino, no tengo cultura de metro, esta es mi primera experiencia en esta ciudad tan bien estructurada, perfecta, casi robótica que funciona igual que un reloj suizo. Let it be…

A pesar de este aire de pesimismo que puede parecer que vierto no quiero decir que Madrid no me guste, para nada, todo lo contrario, el poco tiempo que llevo en esta ciudad me está gustando más de lo que pensaba.

La verdad que tengo muchas ganas de perderme por Madrid cámara en mano y desnudar sus calles… Esta ciudad me está seduciendo poco a poco usando sus armas de mujer, tiene mucho encanto…





Y el telefono sigue sin sonar

19 08 2011

Ahora estoy en esos momentos en los que necesito beber hasta perder el norte, caminar sin rumbo, sin saber a donde.

No se como pero he llegado hasta ti para encontrar soledad, frio, distancia…

¿el mundo está loco?, ¡EL MUNDO ESTÁ LOCO! Gira y gira y gira y todos estamos montados en su frenética rotación, y las horas pasan, los minutos, los segundo, y yo sigo escalando sin uñas de tanto agarrarme. Nos oxidamos, nos envenenamos y seguimos, y seguimos este frenesí, esta locura.

No.

Y el teléfono sigue sin sonar.





Te arrojaba de minus

17 02 2010

Abro lo ojos –¿qué hora es?– busco a tientas el reloj con los ojos pegados aun de haber disfrutado de un placentero sueño… donde lo dejaría anoche…, por la escasa luz que atraviesa a duras penas la persiana no ha de ser muy tarde…

Me asomo por la ventana y una tiniebla espesa y fría viste las calles de Sevilla. No se escucha ni un alma.

Me dirijo a la cocina como casi todas las mañanas cuando un extraño frío se apodera de mi… el frío cada vez es más intenso tanto que desprendo vao al respirar… de repente suena tras de mi el teléfono… me detengo.

[…]

– Anoche estuve hablando con él… ¿cómo? a ver… déjame hablar… no, no, ¡déjame hablar! ¡joder que no!

[…]

– Te odio tanto… pero a su vez en parte, solo en parte, te estoy muy agradecido. Gracias a ti conocí mis límites, y quiera que no he mejorado como persona… y esto ultimo no te creas que es por tu bondad y tu buen hacer -el cual dudo seriamente que tengas- sino de todo lo contrario, soy mejor persona gracias a tu maldad… y sobre todo GRACIAS a ti -si con mayúsculas- GRACIAS, ya que se que es lo que NO quiero.

[…]

– Gracias por existir, y mostrarme -agarradito de tu mano- que se puede ser feliz, gracias, GRACIAS.





Desubicado

19 10 2009

Desubicado, perdido, desorientado, todo me es ajeno… pero nada es nuevo… las mismas calles, las mismas caras, los mismo horarios y rutinas, ¡pero no me encuentro! Navego a la deriva en –las que siento- aguas extrañas pese a llevar en ellas mucho tiempo.

Me despierto y me veo viviendo una vida totalmente distinta a la creía estar viviendo, y me sorprendo creyendo ser quien no soy, nada es como creía que era, nadie es quien creía que era.

¿y luego?

Cambios, cambios, cambios…

No estoy a gusto aquí, no estoy a gusto conmigo, no estoy a gusto con nadie… no estoy a gusto en ese sofá, en esa silla, en esa cama, con esta ropa, con estos zapatos, con esta vida.

No se lo que está bien y lo que está mal, mis valores están carentes de contenido.

No es verdad… se que muchas de estas cosas no son verdad, pero así es como lo siento, así es como me veo a día de hoy, como un puro teatro…

La lupe – Puro Teatro





Soñar… contigo

1 10 2009

Despierto… aun de noche, el reloj despertador marca las 4:37… me falta aire, tengo la boca seca y el cuerpo frío. Busco a tientas el inhalador y a ciegas me dirijo a la cocina. Choco contra el interruptor y una luz me ciega “oh! mierda” la apago rápidamente. Abro el frigorífico y agarro la jarra de zumo de naranja. Con más torpeza que sed la abro y se cae el tapón al suelo. Bebo. Un dolor punzante me recorre las encías “aish”. Me agacho. Agarro el tapón esquivando la puerta del frigorífico. Vuelvo a la cama…

Tumbado con más sueño que ganas de dormir fijo la mirada en el techo. Cierro los ojos. Cuando los abro te veo frente a mi. Sostienes entre los dedos una copa a medio llenar y entre los labios un cigarrillo, dibujando una silueta extrañamente excitante. Con una voz casi apagada dices “duerme, duerme y descansa… ya falta poco, lo que ha de ser será, mientras tanto no te preocupes, yo te cuido”.

No, no funciona así, aparte y aprende…

“Déjame esta noche soñar contigo, déjame imaginarme en tus labios los míos, déjame que me crea que te vuelvo loca, déjame que yo sea quien te quite la ropa… déjame que mis manos rocen las tuyas, déjame que te tome por la cintura, déjame que te espere aunque no vuelvas, déjame que te deje tenerme pena, si algún día diera con la manera de hacerte mía, siempre yo te amaría como si fuera siempre ese día, que bonito sería jugarse la vida probar tu veneno, que bonito seria arrojar al suelo la coma vacía, déjame presumir… de ti un poquito, que mi piel sea el forro de tu vestido, déjame que te coma solo con los ojos, con lo que me provocas yo me conformo, si algún día diera con la manera de hacerte mía, siempre yo te amaría como si fuera siempre ese día que bonito sería jugarse la vida probar tu veneno, que bonito sería arrojar al suelo la copa vacía, déjame esta noche… soñar… soñar… contigo”

Zenet – Soñar contigo

La cibeles de espaldas





¿y que?

11 08 2009

No, no, no y no… no, las cosas no funcionan como nos dicen que funcionan. No somos libres… nos creemos libres, pero no lo somos.

¿Todo llega?

De lo único que estoy seguro es que moriré. No se cuando, ni como, ni donde,… ni como me llegará, pero si sé que llegará… y moriré sin saber que es la libertad.

¿Casualidad o Causalidad?

No… nadie a escrito nada, ¿destino? venga hombre 4500 millones de años de evolución para que me digan “es tu destino” ¡no me toques la poya! No… no hay destino…

Y pasará el tiempo y seguiremos consiguiendo metas que otros nos han dicho que tenemos que conseguir para así sentirnos buenos… útiles… ¿felices?… naces… y empiezas a estudiar… 18 años (en el mejor de los casos) en el que supuestamente nos forman para ser hombres y mujeres de provecho… ¿y luego? la siguiente fase… 30, 35, 40 años haciendo lo mismo… tener la sensación de seguridad, creer encontrar el amor de tu vida y formar una familia… traer a otras criaturas y engatusarla con mentiras y mas mentiras para hacer que se sienta bien… hasta el día que le llegue la muerte.

Y mientras tanto nos ponen unos cánones imposibles, objetivos en la vida los cuales tú no has elegido… te los han impuesto la sociedad…

¿y todo esto es malo?

juzguen ustedes…

…yo ya me cansé.





Adiós Marzo, adiós…

1 04 2009

Recobro la consciencia. ¿Donde estoy? Es un cuarto de baño, sin duda. Está bastante limpio. Una persiana a medio cerrar no deja pasar bien la luz del sol. Es de día, imagino que entorno a las 11.

– ¡Me importa una mierda lo que diga Jesús! ¡No tiene ni puta idea del proyecto que tenemos entre manos!
– Pero Francisco…
– ¡No! -interrumpiendo- ¡ni pero Francisco ni poyas! estoy hasta los huevos que desde su trono se crea el centro del mundo cuando nosotros somo la ultima mierda, somo un poco mas ricos que los Griegos, ¡pero poco más!

Entro en el despacho, hay reunión. Entro sigilosamente, no quiero molestar. Me dirijo a mi puesto, pero antes de llegar me detengo ante un bol de caramelos situado sobre la mesa de la reunión. Quiero coger uno pero tengo que ser rápido, no quiero molestar. ¿Cual cojo? ¿cual cojo? ¡¿CUAL COJO?!

– ¿Y que te ha pasado ahora con María?
– Lo mismo de siempre, estoy cansado. La voy a mandar al carajo ya, estoy harto. Hasta el otro día no me di cuenta que era imposible.
– Si bueno, pero que era imposible ya lo sabíamos hace tiempo.
– Si pero no se, había algo. Algo dentro de mi no quería creerlo.
– La esperanza es lo ultimo que se pierda.
– Si, bueno, pero no  era consciente, o quizás si.

N 37° 22.611 W 005° 59.395, 17:38. No puedo acercarme, hay mucha gente y no quiero que me vean. ¿que hago?, ¡¿QUE HAGO?! Disimula y piensa, tienes que ser rápido. Me sentaré aquí y sacare el portátil, tengo que asegurarme que las coordenadas son correctas, no quiero perder el tiempo… Sin duda es aquí.

– Hola, ¿está Laura?
– Si un segundo -deja el teléfono, escucho de fondo- Laura, es para ti.

Receta del pastel de carne:

Ingredientes:

  • 1 cebolla.
  • 1 pimiento.
  • 1 puerro.
  • 2 tomates (colorados y duros).
  • ½ Kg de carne picada (¼ de pechuga de poyo, y ¼ de ternera).
  • Perejil.
  • Pastilla de caldo de poyo.
  • Puré de patata.
  • Queso rayado para gratinar.

Algoritmo:

  1. Picar la cebolla, el pimiento y el puerro. Muy muy bien picado.
  2. Aliñar la carne picada con perejil.
  3. En una buena sartén verter aceite, que quede en la base aproximadamente medio dedo.
  4. Pochar la cebolla, el pimiento y el puerro. Una vez pochado, retirarlo del la sartén intentando dejar el mayor posible de aceite. A la vez que se pocha ir preparando un puré de patata.
  5. Con el aceite sobrante hacemos la carne picada.
  6. Cuando la carne cambie de color, vertemos la cebolla, el pimiento y el puerro pochado y lo mezclamos todo muy bien. Y lo ponemos a fuego lento.
  7. Mientras se va mezclando la carne con la verdura rayamos los 2 tomates y mezclamos.
  8. Deshacemos una pastilla de caldo de poyo y lo mezclamos todo bien.
  9. En un cacharro para hornear extendemos la carne, muy bien extendida, por la base. Sobre esta ponemos el puré de patata y después el queso para gratinar.
  10. Unos minutos en el horno a unos 220º, hasta que el queso esté dorado, y listo.