Te arrojaba de minus

17 02 2010

Abro lo ojos –¿qué hora es?– busco a tientas el reloj con los ojos pegados aun de haber disfrutado de un placentero sueño… donde lo dejaría anoche…, por la escasa luz que atraviesa a duras penas la persiana no ha de ser muy tarde…

Me asomo por la ventana y una tiniebla espesa y fría viste las calles de Sevilla. No se escucha ni un alma.

Me dirijo a la cocina como casi todas las mañanas cuando un extraño frío se apodera de mi… el frío cada vez es más intenso tanto que desprendo vao al respirar… de repente suena tras de mi el teléfono… me detengo.

[…]

– Anoche estuve hablando con él… ¿cómo? a ver… déjame hablar… no, no, ¡déjame hablar! ¡joder que no!

[…]

– Te odio tanto… pero a su vez en parte, solo en parte, te estoy muy agradecido. Gracias a ti conocí mis límites, y quiera que no he mejorado como persona… y esto ultimo no te creas que es por tu bondad y tu buen hacer -el cual dudo seriamente que tengas- sino de todo lo contrario, soy mejor persona gracias a tu maldad… y sobre todo GRACIAS a ti -si con mayúsculas- GRACIAS, ya que se que es lo que NO quiero.

[…]

– Gracias por existir, y mostrarme -agarradito de tu mano- que se puede ser feliz, gracias, GRACIAS.

Anuncios

Acciones

Information

One response

16 05 2011
Marsé

Echaba de menos tus reflexiones, te echo mucho de menos y estoy deseando de tenerte cerca. Tengo pocos amigos como tú.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: